El sistema educativo estatal: entre el cielo y el infierno

Es de todos conocido que el Estado de México, atiende la mayor matricula a nivel nacional.

Según cifras preliminares del ciclo escolar 2015-2016 de la Secretaría de Educación Pública, la población de preescolar a licenciaturas es de 4 millones 627 mil 736 estudiantes, de los cuales 51% son mujeres y el 49% hombres.

Esta cifra es importante y rebasa la población total de estados como Baja California (3,315,766), Chihuahua (3,556,574), Michoacán (4,584,471); con mucho a estados como Campeche, Nayarit, Tlaxcala.

Esta fortaleza presenta, sin embargo, debilidades que es necesario poner sobre la mesa del análisis y la discusión:

En educación básica, según la fuente referida, la cobertura estatal es 92.5%, habiendo una disminución de 3 décimas respecto al ciclo escolar anterior. Esta disminución indica que bajó el número de estudiantes de preescolar, primaria y secundaria en el rango de edad de 3 a 14 años que deberían de estar en las escuelas. ¿Qué ha pasado con esos estudiantes?

En la educación secundaria, de cada cien estudiantes que ingresan a primer año, sólo egresan el 76.6%. ¿Dónde están esos niños? ¿Cuáles son las causas de haber abandonado la escuela?

La educación media superior (preparatoria, bachillerato), en lo que va del sexenio del Gobernador Eruviel Ávila, sin duda ha sido el de mayor impulso en cuanto a la cantidad de planteles nuevos, la creación de turnos vespertinos y de una nueva modalidad: el Tele bachillerato orientado a zonas de baja densidad poblacional.

No obstante la población de jóvenes entre los15 y 17 años de edad, que debe estar en la escuela; según la SEP, apenas es de 68 de cada 100; de esos 68, que logran un espacio en las escuelas, únicamente 63 terminan y varios de éstos, en promedio 17 estudiantes, no obtienen el certificado en tiempo y forma por ser alumnos irregulares.

La calidad del servicio educativo está en entredicho, de los 68 estudiantes que entran a la educación media superior, sólo 46 están en posibilidades de ingresar a la educación superior.

El caso particular de los tele bachillerato, que han iniciado su servicio educativo en situaciones muy precarias en lo material, llegando al extremo de carecer de una computadora; equipo que debe llevar el maestro o coordinador a cargo de la administración; docentes que son contratados en condiciones deplorables e indignas para el magisterio estatal. Tiene contratos de trabajo temporales, no están sindicalizados y reciben sus pagos al término de cada semestre. Mientras tanto, ¿de qué viven ellos y sus familias?

El gobierno estatal actual, “el de la educación” también se ha “distinguido” por diversificar apoyos económicos y en especie para estudiantes de educación básica, media superior y superior “sobresalientes”.

En el Quinto informe de Gobierno, se menciona que hasta mayo – junio de 2016 se habían otorgado 1 millón, trescientas mil becas en diversas modalidades: becas de aprovechamiento, para estudiantes de escuelas particulares, por pertenecer a las escoltas de bandera nacional, integrantes de las bandas de guerra; para salir al extranjero por periodos de tiempo de 15 a 20 días en promedio; para madres solteras o embarazadas estudiantes; estudiantes indígenas, entregas de laptops, para titulación, etc.).

Cantidad millonaria que equivale a 260 mil becas por ciclo escolar, cifra que representa apenas el 5.6% de la matrícula total. De una matrícula de más de cuatro millones y medio de estudiantes, ¿sólo hay en el Estado esa cantidad de alumnos sobresalientes?

La actual administración del gobierno estatal se ha preocupado por incrementar el número de escuelas para un mayor número de estudiantes posibles y por dar apoyos diversos a supuestamente muchos estudiantes. ¡Loable!

¿Y la calidad del servicio que se oferta en la mayoría de las escuelas, es congruente con la cantidad?

¿Cómo mejorar los resultados de las evaluaciones nacionales (PLANEA) para posicionar al Estado de México al menos entre los tres primeros lugares a nivel nacional en educación básica y media superior?

¡Y ya no menciones los resultados del examen de PISA para 2018!

En el ámbito educativo hay muchos retos para la próxima administración gubernamental que entra en funciones en septiembre de 2017, porque se requiere cantidad con calidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *