El SMSEM en grave crisis

Foto Especial

El fastuoso desfile del 1º de mayo pasado, organizado por la dirigencia del Sindicato de Maestros al Servicio del Estado de México (SMSEM) conmemorando el Día Internacional del Trabajo, donde asistieron “Miles de maestras y maestros de todos los rincones del Estado…” parece ser el retorno de Unidad Sindical, como en los viejos tiempos de Sixto Noguez Estrada, Manuel Hinojosa Juárez. Lauro Rendón Castrejón y párele de contar.

Así se puede leer con la asistencia al desfile de ex secretarios generales como Trinidad Franco Arpero, Fernando Zamora Morales, Héctor Hernández Silva, Héctor Ulises Castro Gonzaga y Abraham Saronè Campos.

Esta asistencia masiva es un claro espejismo de lo que en realidad sucede en las entrañas del SMSEM, el cual se haya en la peor crisis de sus más de 65 años de existencia y que muchos maestros y maestras lamentablemente se niegan a aceptar y a exigir soluciones inmediatas.

Una crisis marcada por la inconformidad de cientos de maestros jubilados que aún siguen sin recibir su pensión y que se sienten abandonados por la actual dirigencia sindical encabezada por Juan Manuel Uribe; quién al menos dos ocasiones desde que asumió de manera cuestionada e impugnada la Secretaría General, ha “entregado” reconocimientos y supuestamente los Fondos Pensionario, de Retiro y Fallecimiento, fondos que para hacerlos efectivos se tardan meses.

Otro signo de crisis sindical, es la mágica desaparición de los miles de millones de pesos de FAJAM, que inició en la administración de Franco Arpero y se agudizó en la gestión de Abraham Saronè Campos; dineros que son el ahorro quincenal de miles de maestros que aspiraban tener, en el momento de su jubilación, un sustento económico personal, familiar para una mejor calidad de vida en el retiro profesional y que en este momento, nadie en el SMSEM sabe “Dónde quedó la bolita” y al parecer José Manuel Uribe rehúye su responsabilidad para esclarecer el problema, a pesar de que una de sus banderas electorales fue “…cuentas claras y óptima administración financiera”.

La descapitalización del ISSEMYM para pagar las quincenas de los recién jubilados, escases de medicamentos en clínicas y hospitales; la ausencia de una Ley y sus posibles consecuencias negativas para la jubilación de los agremiados al Sindicato de Maestros Estatales, que en estos momentos se haya en el limbo. El SMSEM sigue, supuestamente, elaborando una propuesta que proteja los derechos a una jubilación digna, sin que hasta el momento se haya convocado a los representantes de los maestros para analizar la propuesta.

El descrédito ante la sociedad Mexiquense, que al parecer no le importa a la dirigencia estatal del Sindicato, al hacerse público los problemas de una gestión obscura de los recursos financieros, la opacidad en la elección de la actual dirigencia, lo que da como consecuencia una endeble representación sindical ante al “Patrón” Gobierno.

¿Cuánto tiempo durará esta crisis?

¿Seguirá vigente este espejismo de “No pasa Nada? ¿Todo está bien” en el SMSEM?

¿Cuánto tiempo más aguantará el maestro y la maestra de base, esta postura de la dirigencia sindical?

Al final del camino, todos los docentes se jubilarán. En su momento, todos los que aportan al FAJAM pedirán su dinero. ¿Habrá?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *