Pirotecnia, provoca miedo y ansiedad en los perros

POR Karen Aldama

Una de las principales atracciones de estas fiestas patrias son los fuegos pirotécnicos; diversión de chicos y grandes, pero ¿sabías que una gran cantidad de perros sufren por el estruendo?.

Ansiedad, miedo descontrolado, taquicardia o, en algunos casos, la muerte por infarto o accidente, son los efectos que tiene el estallido de los cohetes en los caninos.

Dichos efectos en los peludos se debe a la agudeza de sus sentidos, ellos tienen un oído tan desarrollado que perciben el ruido con una intensidad mucho mayor a la que lo hacemos los seres humanos, e incluso se ven más afectados por él.

Además, por su excelente olfato, el olor de la pólvora que queda en el ambiente, les afecta, aumentando el temor y la ansiedad.

En redes sociales, en los últimos años hemos visto un gran número de casos de perros que mueren por el estrés que les provoca el ruido de la pirotecnia, otros más intentan buscar un refugio y se escapan de sus hogares, por ello año con año las asociaciones animalistas, recomiendan evitar su uso, pero al ser un tema complicado, emiten una serie de recomendaciones:

Evitar acariciar a nuestro perro para intentar calmarlo, ya que produce el efecto contrario en nuestra mascota, pues cuanto más lo acariciemos más pensará que el ruido que está oyendo es peligroso.

Lo normal es que el perro busque un escondite donde se sienta seguro. Déjalo. Lo mejor es dejar que se esconda donde quiera y no intentar sacarlo a la fuerza de su escondite. Si estás en casa, cierra las ventanas para que el ruido se oiga lo menos posible y el animal se sienta más seguro.

Tranquilízate tú primero. Si tu perro ve que tu comportamiento es el habitual y te ve tranquilo, es posible.

Poner un poco de música para disimular un poco los estruendos y distraerlo jugando con su juguete preferido.

Otra opción es, desde días antes de las celebraciones ir preparando a nuestro peludo al ruido, ese decir exponerlo al estruendo que producen las tormentas, cohetes, petardos, ruidos de motos, etc, empezando con un volumen bajo y aumentarlo poco.

En el momento en que el perro muestre ansiedad dejas de subir el volumen, sin apagar el ruido para que se habitúe durante una hora aproximadamente. Cuando el perro se tranquilice, prémialo con una golosina.

Debemos repetir la acción por varios hasta que el perro se habitúe al ruido y ya no se altere cuando oiga un trueno, un petardo o un cohete.

El Método Tellington Ttouch

Es un método que se puede utilizar para calmarle al perro, consiste en hacer un vendaje alrededor de su cuerpo de un modo estratégico. Gracias al contacto de una tela con su cuerpo, el perro se siente protegido y se relaja más fácilmente.

La sensación de ligera presión que estas bandas ejercen sobre sus músculos le recuerdan a las caricias y protección de su dueño. Su cerebro recibe señales de relajación y sosiego, por lo que el perro se calma con mayor facilidad.

¿Cómo colocar la banda?

Comienza pasando la banda de tela o venda en el pecho de tu perro.

Lleva los extremos hacia los omóplatos del perro y crúzalos sobre el lomo formando una X.

Baja los extremos y haz otro cruce en forma de X en la pancita.

Vuelve a subir al lomo, por delante de las patas traseras, y anúdalo. Si no tienes margen para anudar, puedes fijarlo con imperdibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *