Fátima Quintana, un cumpleaños más exigiendo justicia

Texto y foto: Karen Aldama

El pasado 4 de junio Fátima Varinia Quintana Gutiérrez debió celebrar su cumpleaños 20 en compañía de su familia, pero tres sujetos decidieron truncar su vida, sus sueños y dejar un gran dolor en sus seres queridos, al ser asesinada en febrero de 2015, a la edad de 12 años en la comunidad de Lupita Casas Viejas, Lerma.

Desde el 2015 Fátima ha sido celebrada con flores y con gritos de ¡Justicia!, gritos de sus padres, Lorena Gutiérrez y Jesús Quintana, quienes a pesar de estar desplazados, por las amenazas que recibieron por parte de los familiares de los feminicidas, no han desistido en exigir a las autoridades estatales hagan su trabajo y dejen de ser indolentes ante la ola de feminicidios que se vive en el estado.

El pasado sábado 4 de junio, llegaron al Memorial en honor a Fátima, que ahora y debido a la remodelación de la Plaza de Los Mártires se ubica en la Plaza González Arratia, a un costado del Poder Judicial, para celebrar y recordar a “Tatis”.

Lorena recordó a su hija como un sol cálido, amante de la lectura, que amaba jugar en un columpia que colgaba de un enorme árbol ubicado en el jardín de su casa con su hermanos Daniel, quien falleció a consecuencia de la negligencia médica en Nuevo León, donde la familia se encontraba desplazada y bajo una medida de protección.

Doña Lore, como le decimos, quienes la hemos acompañado en su lucha por la justicia, una vez más alzó la voz para pedir al gobierno del Estado de México, ahora encabezado por Alfredo del Mazo, que se haga justicia y se evite que uno de los agresores, quien al momento del feminicidio era menor de edad salga libre y se ponga un alto a la violencia feminicida e infanticida que azota al Estado de México.

Lorena con lágrimas en los ojos y la voz entrecortada finalizó diciendo “Fátima, hasta donde estés, te amo, hija, y te seguiré amando hasta el último día de mi vida”.

Una vez se recordó que el feminicidio de Fátima es una cicatriz en un México indolente.